15 de diciembre de 2017

Pastela Moruna




Pastela moruna

Un plato típico de la cocina Marroquí, normalmente se hace con pollo (como en este caso) pero no es raro encontrarla con otras carnes e incluso con pescado y marisco.
Tiene el toque típico de esta cocina dulce y salado que me encanta, así como esa mezcla de especias que hace que sea un manjar para el paladar.
Veréis que no es complicado, quizá a la hora de montarla pero con un poco de maña todo sale.
Normalmente se hace con pasta Brick o Filo pero con hojaldre también saldrá muy rica.


Ingredientes:

2 Pechugas sin hueso de pollo (o 4 muslos y contramuslos deshuesados)
4 Cebollas grandes
1 Rama de canela
10 o 15 Almendras crudas
Uvas pasas sin semillas
8 o 9 Dátiles 
50g de piñones o nueces
Canela molida
1/2 cucharadita de jengibre rallado (mejor recién rallado pero si no tienes usa el seco)
1 Cucharada de miel
1 Cucharada de Ras El Hanout (opcional) Esto es una mezcla de especias que contiene: Pimienta negra, comino, cardamomo, nuez moscada, canela, pimentón y jengibre. Si no la encontráis podéis hacerlo o usar cuantas más de dichas especias quieras. De todas maneras quedará buenísimo.
Aceite de oliva virgen extra
Sal
1 Paquete de masa filo
Mantequilla
Azúcar glás
Canela


Elaboración:

Primero haremos el relleno, lo mejor es hacerlo con antelación, incluso el día antes, primero porque debe estar frío antes de ponerlo sobre la masa y después porque los sabores y aromas se habrán unido mejor.

Cubre el fondo de la olla con aceite de oliva
Corta las cebolla en juliana, muy finas, y rehoga hasta que se ablanden un poco.
Corta el pollo en trozos medianos y sofríe junto con la rama de canela y deja a fuego lento hasta que las pechugas estén hechas.
Retira la carne dejando que la cebolla siga confitándose un poco más. Pícala lo más pequeña que puedas  (yo lo hice con cuchillo pero si quieres usar una trituradora o robot de cocina, adelante, pero hazlo solo un poco, gusta encontrarse trocitos de pollo en la pastela).
En un bol mezclamos: El pollo, las cebollas confitadas, los dátiles cortados, las almendras, los piñones o nueces, las uvas pasas y una cucharada de miel. Mezclamos bien.
Añadimos el jengibre y la mezcla de especias y una cucharadita de canela molida.
Deja reposar hasta que enfríe.


Montaje:

Abre el paquete de pasta filo y según sea de grande la cortamos por la mitad, dependerá del molde con que lo hagas, mejor uno desmontable, de 22 o 24cm lo mejor. Mejor cubrirlo con papel sulfurizado para la hora de desmoldar no nos de problemas, pero es opcional.

Derrite la mantequilla en el microondas y debemos pincelar por ambos lado todas las hojas de la pasta filo.

Vamos poniendo de una en una cubriendo el molde haciendo una cruz hasta completar todo el molde y dejando un sobrante por los laterales ya que así se cubrirá la pastela. 

Ponemos la mitad del relleno y volvemos a poner masa filo cubriendolo, Después ponemos el resto del relleno y vamos cubriendo con la masa filo hasta cubrirlo del todo.

Pincela toda la parte de arriba con mantequilla y al horno a 200g durante 25 minutos.

Cuando esté templada, desmolda y espolvorea con azúcar glas y canela, o solo azúcar.

Está igualmente rica caliente, templada o fría.

A disfrutar.
















3 de diciembre de 2017

Tronco de Navidad




Tronco de Navidad

Con esta receta participo en el 2ª Parrandóm de recetas navideñas. 
Nos hemos unido un grupo de personas de las que vamos a participar, todas las recetas estarán ene esta página . No dejéis de daros una vuelta y os dará unas buenas ideas para estas fiestas. 
Yo desde mi humilde blog quiero presentaros esta receta tan típica de la Nochebuena.


Ingredientes:

Para el bizcocho:

6 Huevos
200g de Azucar 
180g de Harina de repostería
Pizca de sal

Para el relleno:

500cc de leche entera
3 Yemas de huevo
100g de azucar
1 Tableta de turrón de Jijona
1 cucharada de maicena

Para la cobertura:

200ml  de nata para montar 35% de MG
300g de chocolate para cobertura especia para postres
20g de mantequila.


Elaboración:


Separa las claras de las yemas. Enciende el horno a 180º

En el bol de las yemas pon la mitad del azúcar y bate hasta que doble su tamaño y esté más o menos blanca.

En otro bol pon las claras y pon el resto del azúcar y monta a punto de nieve.

Une las dos preparaciones con cuidado de que no se baje, aconsejo que lo hagas con espátula o varillas lo más despacio posible.

Agrega la harina y la pizca de sal tamizada. Remueve con movimientos envolventes hasta que esté todo integrado.

Pon en una bandeja de horno papel sulfurizado y vierte la mezcla. Pasa la espátula por encima para que se quede todo uniforme.

Pon en el horno precalentado a 180º durante 15 o 20 minutos dependiendo del horno, antes de sacar pinchar para comprobar que está hecho.

Sacar y aún caliente enrolla ayudandote con el papel sulfurizado y deja enfriar completamente.


Mientras tanto vamos haciendo el relleno.

Pon en un cazo casi toda la leche (deja un poquito para hacer la mezcla que te explico mas abajo)
Corta el turrón muy pequeño casi desmenuzado y ponlo también en el cazo junto con la leche y deja hervir, ayúdate con un tenedor para que se deshaga el turrón, si ves que te es difícil, dale un golpe de batidora.

En un bol aparte pon las tres yemas de huevo, el azúcar, el resto de la leche y la cucharada de maicena y mueve para integrar.

Cuando esté hirviendo la leche y el turrón vierte la preparación anterior y mueve hasta que espese.
Vuelca un un recipiente tapado con papel film procurando que este toque la crema, así no se hará costra. Deja enfriar.

Para preparar la cobertura pon a calentar la nata. Desmenuza en un bol el chocolate y cuando hierva la nata vuelca encima y deja que se derrita, aún caliente agrega también la mantequilla.


Cuando la crema y el bizcocho estén fríos es el momento de montar el tronco.

Desenrolla el bizcocho y rellena con la crema, con mucho cuidado vuelve a enrollar cuidando que la parte abierta quede abajo.

Corta las puntas un poco en cuña y pon una arriba y otra al lateral (a tu gusto)

Ya solo queda decorar con el chocolate preparado, cuando lo cubras después pasa un tenedor imitando un tronco.

La decoración ya es a vuestro gusto.... Yo doy esta idea.



































15 de noviembre de 2017

Paulova



Paulova


Esta tarta debe su nombre a la bailarina rusa Anna Paulova. 
Dicen que la bailarina visitó Nueva Zelanda y en su honor surgió este postre, por eso su nombre.
Ella siempre pedía esta tarta ya que le no podía resistirse a su exquisito sabor.
Cuando la probéis vais a ver que ella tenía razón.


Ingredientes:

4 Claras de huevo 
200g de Azucar
1 Cucharada de harina de maíz (Maicena)
1 Cucharadita (de café) de vinagre
Una Pizca de sal
Esencia de vainilla al gusto (opcional)
200ml de Nata para montar 35%MG
2 Cucharadas de azúcar glás

Para la salsa de frutos rojos:

1/2kg de frutos rojos (pueden ser congelados)
3 o 4 cucharadas de agua
2 cucharadas de azucar
El zumo de un limón


Elaboración:

Lo primero que debéis hacer es dibujar en un papel sulfurizado (de horno) una circunferencia ayudándonos con un plato. Con que mida unos 20cm es suficiente, si lo hacéis mas grande, tampoco es que pase nada pero os quedará más bajo. Pero bueno es cuestión de gustos. Poner el papel por la parte contraria de donde está pintado en la bandeja del horno.

Precalentar el horno a 150º

Para hacer el merengue:

Empezamos a batir las claras y la pizca de sal con las varillas eléctricas hasta que empiecen a blanquear. Vamos añadiendo poco a poco el azúcar hasta que estén bien firmes y haga picos. 
A continuación añadimos el vinagre, la maicena y la vainilla. Lo movemos con mucho cuidado y con movimientos envolventes hasta que esté todo integrado.

Colocamos el merengue sobre el papel que teníamos preparado. Procura que quede bien redondito y que la parte de fuera quede un poco más elevado, como si fuera un plato hondo.

Lo llevamos al horno precalentado, Mejor si bajamos un poco la temperatura, entre 120º o 130º. Durante una hora más o menos. Estará hecho cuando lo veamos doradito por fuera. Debe quedar crujiente por fuera y blandito por dentro.

Dejar enfriar. Yo lo hice un día antes así nos aseguramos que queda bien frío. 

Montar la nata con el azúcar glas. Recuerda que para que monte bien debe de estás bien fría, tanto la nata como el bol donde se monte.

Para hacer la salsa de frutos rojos, pon en un cazo los frutos (si son congelados debes estar ya descongelados), el azúcar, el zumo de limón y el agua.

Poner a cocer hasta que veas que empieza a espesar. Ten en cuenta que una vez frío espesará mas todavía, así que no esperes hasta que lo veas demasiado espeso.

Bien, ya tienes las tres elaboraciones que necesitas para esta tarta. Ya sólo montar. Te aconsejo que las tengas preparadas a parte hasta el momento de servir, piensa que la nata puede humedecer demasiado el merengue. 

Pon el "plato de merengue" en una bandeja de servir, vuelca dentro la nata y decora con la salsa de frutos rojos y..... Listo

Un gran pastel con una romántica historia que seguro vas a triunfar.














3 de noviembre de 2017

Codillo al horno


Codillo al horno

Ingredientes:

1 Codillo por comensal
1 Cebolla grande
1 Pimiento rojo
1 Pimiento verde
1 o 2 Zanahorias
4 o 5 Patatas
1 Diente de ajo
Perejil picado
1 Hoja de laurel
1 Lata de cerveza
Pimienta en grano
Sal

Elaboración:

Corta la cebolla, el pimiento, el ajo y la zanahoria y rehoga en la olla durante 5 minutos para sacar todo el sabor. Agrega sal y pon también el laurel y la pimienta en grano.



Cuando esté añade el codillo y la cerveza, si ves que no se ha cubierto del todo los codillos agrega un poco de agua. Deja cocer en la olla a presión (yo utilicé una rápida y la tuve casi los 40 minutos a fuego medio) Tened en cuenta que el codillo, como está bueno es cuando está muy tierno. Así que no os de miedo de cocerlo.

Mientras tanto pon en un cazo a parte las patatas enteras y con su piel con un poco de sal a cocer. Comprueba que están hechas con palillo. Deben de quedar bien hechas (no desechas).


Cuando haya terminado la cocción saca los codillos y ponlos en una fuente apta para el horno. La verdura cuelala y deja el caldo a parte. 




Riega con un poco de ese caldo los codillos e introduce en el horno durante 15 minutos para que se doren un poco. El resto del caldo puedes congelarlo para utilizar en otras preparaciones.

Corta las patatas en 4 partes con su piel. En una sartén pon un poco de aceite, un ajo picado y perejil también picado y pon las patatas, mueve con cuidado que no se partan, es tan solo para darles un poco de color dorado.

Sirve el codillo caliente acompañado con la guarnición de las verduras y las patatas.